Haga un éxito de sus preparaciones con un horno microondas

Preparación del horno microondas

El horno microondas es una de las mayores innovaciones en el mundo de la cocina con características adaptadas a las necesidades de hogares, restaurantes y establecimientos comerciales. A primera vista, está diseñado para adaptarse a todas las manipulaciones del usuario, pero la complejidad del proceso de microondas requiere algunas precauciones en las manipulaciones realizadas. La eficacia del horno microondas impone algunas condiciones a los objetos utilizados y las técnicas de cocción.

Mantenimiento y accesorios compatibles

Certains objets ne doivent jamais être utilisés avec un four micro-ondes. C’est le cas des bols ou des ustensiles en métal. Ce matériau a en effet tendance à réfléchir les vagues générées par l’appareil pour exciter les molécules d’un objet. Cette vague est renvoyée vers le générateur de micro-ondes, ce qui peut griller les circuits internes du four. Les contenants en verre, en plastique et en céramique sont également à proscrire s’ils ne sont pas conditionnés pour des micro-ondes. Pensez à nettoyer régulièrement l’intérieur du four avec un linge propre et du détergent. Si vous n’avez pas de chiffon, utilisez du papier toilette ou un torchon propre. (à lire “Cómo elegir un horno microondas“)

Método de cocción de alimentos

Es difícil establecer un tiempo de cocción para varios alimentos colocados en el microondas ya que no todos se cocinarán igual. Cuanto más densa sea la comida, más se calentará de manera diferente a una comida que tiene más líquido. Cocinar un alimento sólido y denso como un bistec o papas es muy diferente a cocinar una sopa o un guiso. La sopa se calentará mucho más rápido, pero también se enfriará mucho más rápido. En cuanto a la carne y otros platos densos, seguirán un patrón opuesto. Por eso es importante cocinar los alimentos de uno en uno y en un lote.

Asimismo, cocinar con microondas no es muy diferente de cocinar con gas o fuego de leña, ya que hay que remover el plato regularmente durante la cocción. El microondas tiene un plato giratorio para que las ondas puedan llegar a todas las secciones de la comida. Sin embargo, este dispositivo no evita que determinadas partes del plato no se calienten lo suficiente. Por eso es importante revolver bien los platos durante la cocción.

Por último, calentar los platos hasta que hiervan o al vapor. El calentamiento de los alimentos debe estar al menos a 75 grados Celsius. Asegúrese de que el plato apto para microondas sea poco profundo y solo resten de 2 a 3 minutos, dependiendo de la comida que se preparará. Es necesario comprobar a mitad de camino que la preparación tenga una buena agitación. Si aún no está burbujeando, debe devolverse al horno. La presencia de una buena burbuja en la superficie confirma que se han alcanzado los 75 ° C. Por lo tanto, debe salir vapor al abrir el recipiente.