¿Cómo elegir tu bodega?

No siempre es fácil almacenar sus botellas de vino, especialmente cuando no tiene una bodega. ¿Quieres saber cómo elegirlo? ¡Entonces has venido al lugar correcto!

Tanto si eres un enófilo ilustrado como un simple amante de los buenos vinos, necesitas una bodega para guardar tus botellas (vea nuestra selección de las mejores bodegas). Su primera función es mantener tus pepitas en las mejores condiciones posibles. Viene en diferentes formas, funciones y costos. Aparte de estos criterios de selección que pueden ser muy subjetivos, ¿cómo elegir tu bodega?

Descubra paso a paso en qué basarse para tomar una buena decisión.

Mi bodega

Para no equivocarte en la elección de tu vinoteca, debes centrarte en algunas características muy importantes que debe tener. Son :

  • La ausencia de luz: es muy importante que las botellas se sumerjan en la oscuridad, ya que la luz puede oxidar el vino.
  • La ausencia de vibraciones: en general, los vinos no están en su mejor momento en un entorno sujeto a vibraciones. Incluso pueden ser muy perjudiciales para los vinos de reposo, que pueden ver deteriorarse su composición química.
  • La temperatura adecuada: la bodega ideal debe poder almacenar vino entre 10 y 14 ° C.
  • Humedad bien controlada: de hecho, debe estar entre 55 y 80%, para que el preciado líquido no sea condenado.
  • Aire sano: el ambiente en el que se almacenan sus botellas debe ser puro. Por lo tanto, los olores fuertes no deben entrar en contacto con el vino y es imperativo conservar su sabor.

Entre estética y practicidad

Es muy probable que te encuentres con este dilema a la hora de elegir tu bodega. Ya sea por tamaño, capacidad de almacenamiento o incluso consumo de energía, los gustos también entran en juego. Según las estadísticas, el 80% de las ventas de vitrinas guarda relación con las de puertas macizas. Al contrario de lo que podría pensarse, las puertas de vidrio no son las más eficientes energéticamente.

Evítalos a toda costa, y prefiere una cava con puerta sólida para envejecer tus vinos en las condiciones más adecuadas. Además, asegúrate de que sus paredes internas sean de metal, para que puedas regular adecuadamente la humedad. Si te encuentras con bodegas con higrómetro, puedes usarlo sin miedo. Esto le permitirá controlar mejor la humedad y sus botellas de vino funcionarán bien.

En última instancia, su elección de vitrina debe basarse en cinco criterios principales. Estos son la higrometría, la capacidad real así como la modularidad. Sumarás también el consumo anual de la bodega, así como su precio. Todos los demás criterios, como la estética y las funciones avanzadas, son puramente subjetivos y, por lo tanto, dependen de los gustos individuales. Lo más importante es que tus botellas se almacenen en las mejores condiciones.